sábado, 18 de mayo de 2013

Vergüenzas que hay que ver para creer...

Hoy en la tarde una marca de postres que está dando a conocerse en Colombia, estaba repartiendo muestras gratis de su producto en un centro comercial muy reconocido del norte de Bogotá. Pude ver como una gran "turba" se abalanzaba y extraía a la fuerza muestras de un carrito de compras. Aunque la persona encargada de la entrega les gritaba: "Uno por uno por favor, esperen yo les voy entregando", la turba no hacía caso y sacaba cada persona de 4, 5 hasta 6 muestras cada uno, como si nunca en su vida hubieran visto una marca dando muestras gratis de sus productos. Obviamente me acerqué para seguir viendo el trágico espectáculo, vi muchas señoras muy "encopetadas" abriéndose paso a toda costa para "sacar" la mayor cantidad posible de muestras, hasta una familia entera sacando cada uno de 3 y 4 muestras, anexo la foto de la muestra que me dieron:
No tomé fotos del bochornoso espectáculo porque no pensé en escribir al respecto en ese momento, me pareció casi normal el comportamiento de esta gente.
Hasta que estuve lejos y fuí a comprar algo a un puesto cerca, mientras hacía la infaltable fila para poder comprar, habían otras personas de las que trabajan para dicha marca y que estuvieron haciendo sus entregas momento antes y me causó mucha impresión lo que hablaban.
Al parecer ya se había realizado esta misma campaña en varios centros comerciales del Sur de Bogotá, en esta ciudad Norte = zona de clase alta, Sur = zona de clase media - baja. Estaban consternados debido al comportamiento de las personas de la zona norte, que se abalanzaron y prácticamente "vaciaron" los carritos con las muestras, mientras que en la zona sur, las personas hacían una fila muy ordenada para recibir cada uno una sola muestra, no como en el norte que cada persona sacaba a la fuerza hasta 6 muestras que ni podía sostener bien y le tocaba pedir ayuda a sus acompañantes. Ví una señora con 5 muestras entre sus brazos burlándose de un niño que iba con ella porque él solo obtuvo una muestra, le dijo: "No pues tan decente"... me imagino que lo mismo estaba pensando de mí cuando pasé a su lado con una única muestra.
De verdad que esta marca aprendió y podría dar una enseñanza muy importante acerca de los modales entre las diferentes "clases sociales" de esta ciudad.
Yo si aprendí que como siempre las apariencias engañan. Que pena ajena...

No hay comentarios: